Hazte cliente 900 374 000 Cliente: 911 935 912 Nosotros te llamamos
Síguenos En Linkedin En Facebook En Twitter Por WhattsApp
  • Inicio
  • Actualidad
  • Blog
  • La pensión de viudedad tras nulidad del matrimonio, separación o divorcio

Blog

La pensión de viudedad tras nulidad del matrimonio, separación o divorcio

14/06/2022

Una de las consultas más recurrentes que recibimos en Legalion Abogados es si una persona se ha divorciado o separado hace años de su pareja y se entera del fallecimiento de ésta, si puede o no solicitar la pensión de viudedad.

La respuesta es que si, como así lo recoge el artículo 220 de la Ley General de la Seguridad Social.

Requisitos

Requisitos generales:

  1. Que el fallecido se encuentre de alta en la Seguridad Social o situación asimilada al alta en la fecha de su fallecimiento y haya cotizado 500 días dentro de los cinco años anteriores a la defunción.
  2. Si el fallecido no estaba de alta, se requiere un período de cotización de 15 años, si bien este período de cotización no será necesario cumplirlo si el fallecimiento se produce por accidente laboral o accidente no laboral, o por enfermedad profesional.

Requisitos específicos:

Para los casos de separación o divorcio, el derecho a la pensión de viudedad corresponderá a quien sea o haya sido cónyuge legítimo, en este último caso, siempre que:

  1. No hubiera contraído nuevas nupcias.
  2. No hubiera constituido una pareja de hecho.
  3. Que sean acreedoras de la pensión compensatoria y esta quedara extinguida a la muerte del causante.

Víctimas de violencia de género

Existe una mayor garantía de reconocimiento de la pensión de viudedad a aquellas mujeres que se divorciaron o separaron por haber sido víctimas de violencia de género, pues no les es necesario cumplir el requisito de ser acreedoras de la pensión compensatoria.

Lo esencial en estos casos es poder acreditar de alguna forma que han sido víctimas de violencia de género.

La Ley General de la Seguridad Social, y la jurisprudencia, reconocen una lista abierta de posibles medios probatorios de esa situación de violencia de género, desde sentencia judicial firme, o archivo de la causa por extinción de la responsabilidad penal por fallecimiento; órdenes de protección; informes del Ministerio Fiscal que indiquen la existencia de indicios de ser víctima de violencia de género; así como por cualquier otro medio de prueba admitido en Derecho (por ejemplo: declaración de testigos; denuncias presentadas ante los agentes de policía o resoluciones de Tribunales Eclesiásticos, entre otros).

Concurrencia

Puede ocurrir que la persona fallecida contrajera nuevamente matrimonio tras la separación o divorcio.

Nos encontraríamos en el supuesto de que existen dos o más personas que pudieran optar a la pensión de viudedad. En estos casos, la pensión se calculará en cuantía proporcional al tiempo vivido por cada uno de ellos con el causante, garantizándose, en todo caso, el 40 por ciento a favor del cónyuge superviviente o, en su caso, del que, sin ser cónyuge, conviviera con el causante en el momento del fallecimiento.

Nulidad matrimonial

En aquellos casos en los que el matrimonio haya sido declarado nulo, el derecho a la pensión de viudedad corresponderá al superviviente al que se le haya reconocido el derecho a la indemnización por matrimonio nulo, siempre que no hubiera contraído nuevas nupcias o hubiera constituido una pareja de hecho.

Dicha pensión será reconocida en cuantía proporcional al tiempo vivido con el causante, sin perjuicio de los límites que puedan resultar por la aplicación de lo previsto para el caso que concurran varios beneficiarios, tal y como se explica en el punto anterior.

Separaciones y divorcios previos a 1 de enero de 2008

Para aquellos casos en los que la separación o divorcio tuvieran lugar antes del 1 de enero de 2008, existen unas reglas específicas a tener en cuenta.

La pensión de viudedad requerirá que la persona divorciada o separada sea acreedora de la pensión compensatoria cuando:

  1. Entre la fecha del divorcio o de la separación judicial y la fecha del fallecimiento del causante de la pensión de viudedad haya transcurrido tiempo no superior a diez años.
  2. Que el vínculo matrimonial haya tenido una duración mínima de diez años.
  3. La existencia de hijos comunes del matrimonio.
  4. Que tenga una edad superior a los cincuenta años en la fecha del fallecimiento del causante de la pensión.

Si bien, excepcionalmente, no es necesario reunir todos los requisitos cuando la persona que solicita la pensión de viudedad:

1) Tenga 65 años o más.
2) No tenga derecho a otra pensión pública.
3) La duración del matrimonio con el causante de la pensión no haya sido inferior a 15 años.