Hazte cliente 900 374 000 Cliente: 911 935 912 Nosotros te llamamos
Síguenos En Linkedin En Facebook En Twitter Por WhattsApp

Blog

¿Son usurarios los préstamos concedidos para tu vehículo?

09/03/2022

La sentencia 628/2015 de 25 de noviembre de 2015 del Tribunal Supremo marcó un antes y un después en las reclamaciones por intereses usurarios en los créditos revolving gracias a la declaración de usurario de una tarjeta revolving concedido por una entidad financiera a un consumidor a un tipo de interés remuneratorio del 24,6% TAE.

A raíz de la citada sentencia, muchos consumidores decidieron revisar las contrataciones gestionadas con las diferentes entidades bancarias con el objetivo de analizar si sus créditos al consumo, así como sus tarjetas revolving tenían intereses por encima de lo normal o no.

Atendiendo a esto, la mayoría de consumidores se preguntaban si la base para entender que un crédito era usurario partía de lo establecido en la sentencia anterior, la cual reflejaba un interés medio fijado por el Banco de España del 19% o, por el contrario, la existencia de un interés elevado ya denotaba que existía la posibilidad de encontrarnos con un crédito usurario. Todas estas dudas tienen especial relevancia si hablamos del sector vehículos y de los innumerables contratos que se firman cada año con diferentes financieras en relación a la solicitud de préstamos al consumo que permitan financiar el pago de las cuotas de nuestro vehículo.

Para dar respuesta a esta cuestión debemos acudir a la reciente sentencia del 23 de abril de 2021, donde la Audiencia Provincial de Madrid ha dictaminado como usurario un interés remuneratorio del 10,15% TAE en un crédito al consumo, por entenderlo notablemente superior a la media fijada para ese tipo de operaciones publicada por el Banco de España ese año, marcada en un 6,20% TAE.

En su sentencia, el juez declaró que dicho tipo de interés, del 10,15%, era efectivamente usurario a tenor de lo dispuesto por el artículo 1 de la Ley de 23 de julio de 1908 sobre nulidad de los contratos de préstamos usurarios, que declara nulo "todo contrato de préstamo en que se estipule un interés notablemente superior al normal del dinero y manifiestamente desproporcionado con las circunstancias del caso".

El fallo, para determinar el interés que debe utilizarse como referencia, recoge una sentencia del Tribunal Supremo que señala que deberá "utilizarse el tipo medio de interés, en el momento de celebración del contrato, correspondiente a la categoría a la que corresponda la operación crediticia cuestionada. Y si existen categorías más específicas dentro de otras más amplias (como sucede actualmente con la de tarjetas de crédito y revolving, dentro de la categoría más amplia de operaciones de crédito al consumo), deberá utilizarse esa categoría más específica, con la que la operación crediticia cuestionada presenta más coincidencias (duración del crédito, importe, finalidad, medios a través de los cuáles el deudor puede disponer del crédito, garantías, facilidad de reclamación en caso de impago, etc.), pues esos rasgos comunes son determinantes del precio del crédito, esto es, de la TAE del interés remuneratorio".

Por lo tanto, debemos concluir que cualquier crédito al consumo que estipule un interés notablemente superior al marcado por el Banco de España para el mes y año concreto podrá ser considerado como usurario y, en consecuencia, reclamable, debiendo tomar siempre como referencia la categoría específica para cada caso concreto.