Hazte cliente 900 374 000 Cliente: 911 935 912 Nosotros te llamamos
Síguenos En Linkedin En Facebook En Twitter Por WhattsApp

Blog

Irregularidad en la salida de humos y la responsabilidad de la aseguradora12/05/2022

Una nueva sentencia, de la Audiencia Provincial Jaén, Sentencia 1329/2021, 28 Dic. Recurso 773/2020, destaca el hecho de que la existencia de irregularidad en la salida de humos de una estufa no elimina la responsabilidad de la aseguradora. Una actuación negligente de modo general hace que la responsabilidad de la aseguradora se elimine para el caso de un siniestro, sin embargo, la reciente sentencia de la Audiencia Provincial de Jaén establece que, incluso en el caso de que no se cumpla con la normativa en materia de salida de humos de una estufa, producido un siniestro, se mantiene vigente la responsabilidad de la aseguradora.

El caso objeto de estudio considera, revocando la resolución de Primera Instancia que eximía del pago a la aseguradora considerando no vigente su responsabilidad ya que se había producido un incendio, teniendo su origen el siniestro en una estufa de pellet cuya salida de humos no cumplía con la normativa.

Considera el Tribunal que siendo cierto que el Código Técnico de la Edificación, en el apartado que trata la legalidad de la evacuación de productos de la combustión, tiene una previsión sobre la salida genérica de gases por la cubierta de la edificación, pero una estufa de pellet no tiene la condición de generador de combustible gaseoso.

De este modo, no se encuentra comprendida en la excepción que permite la salida directa de gases por la fachada o patio de ventilación.

Se destaca asimismo que la instalación de la citada estufa de pellet fue realizada por una empresa especializada, y que esa misma empresa venía realizando el mantenimiento de la misma, en referencia al propio afectado y tomador del seguro. No se ha concluido que éste tuviera conocimiento ni cuando se instala la estufa, ni cuando se contrató el seguro, ni antes de la producción del incendio, que conforme a la normativa aplicable la salida de humos debía realizarse a través de la cubierta de la vivienda y el mayor riesgo de incendio que conllevaba dar salida a los humos a través de la fachada.

A esto debe añadirse que, la falta de revisión de la propia aseguradora en el momento de la toma del seguro de la vivienda y por lo tanto de la estufa, impidió que se pudiera advertir de la falta de regularización en la salida de humos, y es que habría sido ostensible en caso de que se hubiera producido la visita, detectándose la propia estufa y la evacuación de gases por la fachada. Esta circunstancia además resultaba visible desde el exterior, sumándose además, se resalta, que tampoco sometió a cuestionario al tomador del seguro. Esta circunstancia incide directamente en el papel del tomador, y es que de conformidad con lo dispuesto en el art. 10 de la Ley de Contrato de Seguro, el tomador queda exonerado de su deber de declaración del riesgo si el asegurador no le somete a cuestionario alguno.

Se observa por todas estas cuestiones la falta de mala fe o dolo y la falta de actitud culpable por parte del tomador del seguro, y sí una falta de diligencia en el papel de la aseguradora, que por lo tanto llevan a no permitir que se entienda por eximida de responsabilidad en el siniestro producido.